CRIMINALIDAD DE FRONTERA A FRONTERA

<p><br></p><p><span style="background-color: rgb(36, 37, 38); color: rgb(228, 230, 235);">Una vez visto el registro de homicidios dolosos durante la primea mitad del mandato lopezobradorista, en el cual aparecen rebasadas, y por mucho, las cifras calificadas de insuperables durante los mandatos de Fox, Calderón y Peña, habrá de preverse, ante los claros anuncios de inconformidad de los EU por la ausencia de acciones y estrategias en contra de la delincuencia, se presente una reconfiguración de la presencia y actividades de las organizaciones criminales, cuyo combate ha sido negligentemente dejado de lado no únicamente por las autoridades federales, sino también por los gobiernos estatales y municipales, lo cual ha provocado su libre activismo y control de la tercera parte del territorio nacional, como se quejaron las autoridades estadounidenses desde el gobierno de Trump y, ahora, con Joe Biden.&nbsp;</span></p><p><br></p><p><span style="background-color: rgb(36, 37, 38); color: rgb(228, 230, 235);">Los grupos criminales han tomado poblados enteros, desplazando a los habitantes y, en muchos casos, dejando pueblos fantasma. Sus ingresos se engrosan con el cobro de piso, y la población lo resiente no solo por los estropicios en las vías de comunicación y los toques de queda, sino por los desaparecidos, los asesinatos de personas ajenas al conflicto armado y los desplazados. Datos de la Secretaria de Gobernación estiman: antes de la llegada de Morena al poder, en por lo menos cinco entidades, entre 2013 y 2018, salieron 64 mil 474 habitantes, para mudarse a otros sitios seguros. De los desplazados en el actual gobierno, por supuesto que no hablan.&nbsp;</span></p><p><span style="background-color: rgb(36, 37, 38); color: rgb(228, 230, 235);">La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH) calcula en 2019 unas 8 mil 664 personas fueron desplazadas forzosamente en ocho entidades federativas (Guerrero, Tamaulipas, Chiapas, Oaxaca, Chihuahua, Durango, Sinaloa y Michoacán), por la violencia generada por grupos armados de organizaciones criminales. La lucha es abierta entre los integrantes o células operativas, del Cartel Jalisco Nueva Generación, Cartel de Sinaloa, el grupo de los Beltrán Leyva y Carteles Unidos. De acuerdo a los datos difundidos por la Fiscalía General de la Republica y la DEA en Estados Unidos, el CJNG se ha ido imponiendo y tiene presencia significativa en 23 de las 32 entidades federativas.&nbsp;</span></p><p><span style="background-color: rgb(36, 37, 38); color: rgb(228, 230, 235);">Los casos de Guerrero y Michoacán resaltan en ese mosaico criminal. Para el caso de la entidad guerrerense, las autoridades tienen identificados a 14 grupos criminales, principalmente CJNG, el cual tiene domino en casi toda la entidad. Presencia destacada tiene también la Familia Michoacana. Los Beltrán Leyva controlan el puerto de Acapulco, en tanto los Caballeros Templarios tienen el control de tierra caliente. Otros grupos con intensa actividad en esa entidad son Los Rojos o Los Jefes, el Cartel del Sur y el Cartel Independiente. Células más chicas, pero no menos aguerridas son Guardia Guerrerense, Sangre Nueva Guerrerense, Los Viagras y los Cornudos, según los reportes de la Fiscalía estatal.</span></p><p><span style="background-color: rgb(36, 37, 38); color: rgb(228, 230, 235);">En Michoacán, otra entidad que se le ha ido de las manos al gobierno federal y al actual mandatario perredista, también el CJNG ha ido imponiendo su dominio y pelea tramo a tramo el territorio contra Carteles Unidos (Los Viagras, la Nueva Familia Michoacana, los Blancos de Troya) y los Caballeros Templarios. En Jalisco, sin duda domina el CJNG, pero otros grupos como Nueva Plaza, Sinaloa, del Golfo y los Zetas continúan peleando el territorio. En Baja California, envuelta en un caos con la actual gestión morenista, viven una de las épocas más violentas de su historia. Tan solo la fronteriza ciudad de Tijuana registra más de 800 homicidios en los primeros cinco meses de este 2021, y los ciudadanos reportan siguen padeciendo las extorsiones policiacas en la vía publica y el uso excesivo de la fuerza en detenciones. Ante el aumento de la criminalidad las autoridades estatales y municipales han exhibido una gran negligencia.&nbsp;</span></p><p><span style="background-color: rgb(36, 37, 38); color: rgb(228, 230, 235);">Traficantes foráneos están entrando por el norte y por el sur, indican desde la Mesa de Coordinación por la Paz y la Seguridad en Baja California. Según otras versiones de los mismos reportes de inteligencia, la pugna entre traficantes que sirven a Ismael Zambada, El Mayo, y los inclinados en trabajar con sus ahijados, Los Chapitos, es lo que ha desatado la ola violencia en Baja California. Morelos no se distingue por panoramas diferentes y tal parece se movieron hasta Quintana Roo grupos con abierta actuación en Tijuana y Cuernavaca.</span></p>

Fuente: https://bit.ly/34Tl4A0