Lilia Arellano

Switch to desktop Register Login

Ramón Zurita

Ramón Zurita

Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Año electoral

Viernes, 04 Septiembre 2020 00:00 Publicado en De frente y de perfil

 

 

 

 

DE FRENTE Y DE PERFIL

 

 

 

RAMÓN ZURITA SAHAGÚN

 

 

 

 

La aprobación de nuevos partidos políticos por parte del Instituto Nacional Electoral no hará más competidos los comicios electorales de 2021, en los que estarán en disputa, además de la renovación total de la Cámara de Diputados (500), 15 gobiernos estatales, como principales objetivos.

 

 

Y aunque no se vaticina que esos nuevos partidos puedan entrar en forma directa a la disputa por los principales y no tendrán, además, derecho a establecer alianzas o coaliciones, si podrían influir en que los resultados sean favorables para uno u otro de los principales competidores.

 

 

Es cierto que la apuesta de los nuevos partidos va en el sentido de mantener el registro mediante el tres por ciento de los sufragios depositados por los ciudadanos en las urnas, como primera opción y ganar, en su caso, algunas alcaldías en municipios pequeños y, posiblemente en los Congresos locales, causando gran sorpresa si obtienen uno que otro distrito federal de mayoría.

 

 

Y es que el ejemplo del PES se mantendrá latente, ya que este partido obtuvo una buena cosecha de más de veinte diputados federales, pero perdió el registro como partido político.

 

 

Basado en ello, los nuevos partidos buscarán, ante todo, la permanencia del registro, esperando que en la contienda presidencial de 2024 ya puedan establecer alianzas con otros partidos que les permita entrar en la gran competencia.

 

 

Por el momento, los números no cuadran en ninguna parte para favorecer a estos pequeños partidos que como cada comicios surgen como hongos y desaparecen después de su breve incursión en el ámbito de la política.

 

 

Como se aprecia en la actualidad la disputa por las principales plazas de la Cámara de Diputados habrán de repartirse en los 300 distritos uninominales en favor de los partidos consolidados, con alguna breve aparición de los nuevos partidos que no provoque preocupación.

 

 

Lo mismo sucederá en los cinco estados con elección para gobernador, donde solamente un fuerte rompimiento de algún candidato fuerte con su actual partido los pondría a competir en alguna circunstancia.

 

 

Por lo demás, Morena, PAN, y con menores posibilidades PRI y Movimiento Ciudadano podrían participar en el reparto de estas quince entidades.

 

 

El Movimiento de Regeneración Nacional se mantiene fuerte, con buena estructura para sacar los mejores resultados que varían entre 10 y15 gubernaturas, seguido del PAN con hasta tres, el PRI puede competir en tres entidades y en alguna de ellas provocar la sorpresa con un triunfo, mientras que Movimiento Ciudadano apunta solamente a una entidad sumamente competida.

 

 

Los panistas aspiran a obtener la victoria en Querétaro -principalmente-, Chihuahua, y entrar en competencia en Baja California Sur y San Luis Potosí, en tanto que el PRI pudiera alcanzar de rebote en el competido Nuevo León, donde Morena, PAN y MC, además de tricolor entrarán en una difícil competencia.

 

 

Es aquí donde el voto a favor de los nuevos partidos podría marcar diferencia, pues los votos dirigidos a los nuevos organismos políticos podrían inclinar la balanza a favor de uno u otro.

 

 

Morena se mantiene como amplio favorito con pronósticos de que cuando menos una decena de esos territorios en disputa pasarán a las manos de alguno de sus militantes.

 

 

De acuerdo con algunas encuestas y sondeos que se han venido presentado, de los ocho estados que gobierna el PRI en seis está en franca desventaja y solamente Sinaloa y Sonora podrían rescatar, mientras que en Nuevo León puede convertirse en opción.

 

 

Los panistas controlan cuatro entidades del país con posibilidades de mantener Querétaro y eventualmente Chihuahua, en los otros dos se ve sumamente difícil una victoria.

 

 

Irremediablemente el PRD perderá Michoacán, el único gobierno estatal en que se encuentra uno de sus militantes y Morena conservará Baja California, según estos pronósticos.

 

 

En Nuevo León es casi imposible que gane nuevamente un candidato independiente, con todo y que el electorado no define un favorito, dejando entre panistas, priistas, morenos y Movimiento Ciudadano al próximo gobernador de la entidad.

 

 

Algo similar se pronostica sucederá en la Cámara de Diputados.

 

zuritaa

 

Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

¿Cambió algo?

Jueves, 03 Septiembre 2020 00:00 Publicado en De frente y de perfil

 

 

 

 

DE FRENTE Y DE PERFIL

 

 

 

RAMÓN ZURITA SAHAGÚN

 

 

 

En los años de la modernidad, con el arribo de los medios de comunicación electrónicos y más recientemente con la incorporación de la internet y las “benditas” redes sociales, cambió algo en el antes y después de un informe de gobierno.

 

 

Según se aprecia nada, aunque si hay algunas situaciones que podrían considerarse como excluidas del después, aunque sea por esta ocasión: las largas entrevistas exclusivas que los Presidentes otorgaban a unos cuantos medios privilegiados.

 

 

En ellos, los mandatarios en turno acostumbraban repetir lo mismo que habían expresado en su mensaje político rendido ante el Congreso de la Unión o en su defecto en Palacio Nacional, como se hizo costumbre desde hace tres lustros.

 

 

La repetición de los mismos conceptos en los varios canales y programas de televisión, así como en los diversos noticiarios de radio y las largas entrevistas publicadas en diario y revistas llegaban a cansar a los escuchas y lectores que, simplemente, ignoraban el contenido de las mismas.

 

 

El Ejecutivo federal había dejado de vivir sus momentos memorables en el llamado “Día del Presidente”, en que recibía las expresiones de un pueblo acostumbrado a ser convocado por la alta burocracia y a cambio de expresar sus simpatías recibía canonjías. Los aplausos y vivas recibidos en su lento recorrido a la sede del Informe ya no se plasmaban ni llenaban de regocijo a los mandatarios, ahora se conformaban con los aplausos comprometidos de los leales al régimen y hasta habían conseguido evitar los predicamentos que ocasionaban las interpelaciones de los opositores.

 

 

Se cuidaba mucho al Presidente en estas entrevistas pactadas para el lucimiento presidencial a diferencia de otras en las que los periodistas podían preguntar a su albedrío.

 

 

Y es que en México las empresas radiofónicas y televisivas continúan siendo sujetas de concesiones y se sujetan a algunas cláusulas no contenidas en documentos, pero si aceptadas por los concesionarios.

 

 

El “Día del Presidente” ya no es como antes, pero sigue siendo todo un ritual en que se destaca la mesura de los oradores, los logros de sus administraciones, los compromisos para el futuro y el cumplimiento de sus ofertas de campaña.

 

 

Todo sigue igual, aunque se agradece que ya no haya sorpresas ingratas como aquella de la estatización de la banca o la defensa del peso, ni mucho menos los gritos y el alboroto que se presentaba en el recinto legislativo que no resolvía nada, ni dudas, ni obtenía respuestas, pero daba un lucimiento personal a los inquirentes y le permitía colgarse medallas ante la población, aunque pocas ocasiones obtenía nada más allá de lo que ya tenía.

 

 

Lo que si debe agradecerse a los mandatarios que han cambiado la sede de sus discursos es que ya no sean interminables, ni sirvan para cobrar cuentas atrasadas a sus opositores.

 

 

Sin embargo, algo prevalece dentro de los documentos que leen y es el triunfalismo y el considerar que lo hacen, lo hacen bien, sin importar lo que se diga fuera de esa pequeña burbuja que lo rodea.

 

 

Del primero al quinto informe todo es felicidad dentro y fuera, el sexto resulta distinto, ya se sabe quién gobernará la siguiente administración y es cuando inician el brutal desengaño para propios y extraños que han creído que las cosas marchaban bien.

 

 

Por lo mismo, con distintos nombres y ahora con la variante de diversas siglas gobernando, las cosas no cambian mucho, cuando menos en el rubro de los informes de gobierno presidenciales.

 

 

 *****

 

 

Después de su exitoso papel como presidenta del Senado durante el pasado año legislativo, Mónica Fernández Balboa podría incorporarse al gabinete presidencial, ya que existen varios vacíos que podrían ser llenados por la tabasqueña que ya mostró capacidad para ello.

 

 

*****

 

 

La batalla por la alcaldía de Puebla capital será una de las más interesantes de la próxima elección, ya que tres partidos se aprontan para disputarla en serio: Morena, actual gobierno, PAN y PRI. Los tres partidos cuentan con varios aspirantes interesantes, algunos de ellos que podrían ser atractivos a otros partidos que competirán por vez primera. Eduardo Rivera, el panista mejor posicionado suena para ser la bandera de México Libre, mientras que Morena tiene cuatro gallos bien posicionados la actual alcaldesa Claudia Rivera, el diputado local Gabriel Biestro, el diputado federal del inexistente PES, Fernando Manzanilla, y el senador Alejandro Armenta. En el PRI, se ve solitario Enrique Doger como su mejor alternativa.

 

zuritaa

 

Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Todos juegan igual

Miércoles, 02 Septiembre 2020 00:00 Publicado en De frente y de perfil

 

 

 

 

DE FRENTE Y DE PERFIL

 

 

 

RAMÓN ZURITA SAHAGÚN

 

 

El juego de la política es casi incomprensible para los que no están inmersos en el teje y maneje del mismo. Es sumamente complicado para los que observamos desde fuera y nos cuestionamos las acciones de tal personaje o grupo político, aunque ellos saben el derrotero que seguirá el curso de los acontecimientos.

 

 

Creemos en todo lo que nos dicen y sufrimos y nos acongojamos con los dimes y diretes en que incurren unos y otros y hasta sufrimos los tropiezos que aparentemente tienen algunos de ellos que generan simpatías.

 

 

Quienes participan en ello saben que, finalmente, las aguas vuelven a su cauce y que regularmente los perdedores de hoy serán los vencedores de mañana y a la inversa.

 

 

Hay quienes creen en que la nave no se podrá enderezar cuando zozobra, pero los políticos saben que un golpe de timón podría recomponer las cosas y recuperar el rumbo perdido.

 

 

Nada está resuelto, pero tampoco es imposible de resolverse en el mundo de la política, donde los tropiezos son constantes y levantarse y volver a caminar es una constante.

 

 

Los altibajos se presentan en todo el mundo y si Winston Churchill fue derrotado en las elecciones generales de 1945, después de ser el héroe de Inglaterra en la recién terminada segunda guerra mundial, pudo seis años después regresar a ser Primer Ministro.

 

 

En México tenemos muchos casos de personajes que derrotados en unos comicios les sirvió para aprovechar esa experiencia y crecer políticamente con mejores oportunidades políticas.

 

 

Andrés Manuel López Obrador intentó un par de veces ser gobernador de Tabasco y fracasó en ambas, aunque sí consiguió ser jefe de Gobierno del Distrito Federal, un cargo con mayor proyección.

 

 

Santiago Creel Miranda pretendió la Jefatura de Gobierno del DF y fue vencido por el mismo López Obrador, pero a cambio de ello fue recompensado con la Secretaría de Gobernación, que en aquel entonces era la principal dependencia del gobierno federal.

 

 

Felipe Calderón Hinojosa aspiró al gobierno de Michoacán y no pintó en la competencia, ya que se ubicó en el tercer lugar, pero a cambio logró la Presidencia de la República.

 

 

Esos son algunos casos de éxito en la política mexicana, aunque también los hay de personajes que no lograron recuperarse después de un revés.

 

 

Y es que en la política suceden, en ocasiones, cosas incomprensibles, sujetas a la voluntad de los poderosos que favorecen a unos y obstaculizan a otros.

 

 

Varios personajes aspiraron a convertirse en Presidente de la República, sabiendo de antemano que existía un artículo constitucional que se los impedía (82). Se trata de políticos con experiencia, talento y dinero que se vieron frenados por ese inconveniente. Sin embargo, la reforma de ese articulado permitió a otro ser el favorecido, sin contar con ninguno de los atributos de aquellos que el entonces Ejecutivo catalogó como los “Churumbeles”.

 

 

En la actualidad, son muchos los que exhortan al presidente López Obrador a que dé un golpe de timón a su proyecto, para conducir al barco a buen puerto, pues consideran que se perdió el rumbo, aunque el Ejecutivo considera que navega en aguas tranquilas y que su conducción es la adecuada.

 

 

Durante su Segundo Informe de Gobierno, el presidente López Obrador dejó en claro que su meta está fijada que no enmendará el rumbo, como quieren algunos de sus críticos.

 

 

Para el Presidente, el país se está recuperando y volviendo a crecer, según comentó en su informe, donde destacó la lucha contra la corrupción y la disminución gradual en algunos delitos.

 

 

El informe fue presenciado por menos de 70 asistentes a Palacio Nacional, pues por los efectos de la pandemia se restringieron las invitaciones.

 

 

*****

 

 

Hay quienes ven en la disputa de diputados por el control de la presidencia de la Mesa Directiva visos de insurrección y hasta advierten la posibilidad de una fractura en la bancada mayoritaria, pero nada de esos sucederá y las cosas se resolverán finalmente.

 

 

*****

 

 

La destreza con que se maneja desde la presidencia del TRIFE el magistrado presidente, Felipe Fuentes, le abre la posibilidad de reelegirse al frente de ese órgano el próximo mes de octubre. Fuentes ha sido un factor decisivo, dándole equilibrio al Tribunal Electoral en los momentos claves de alta tensión.

 

zuritaa

 

Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Informe sin gran trascendencia

Martes, 01 Septiembre 2020 00:00 Publicado en De frente y de perfil

 

 

 

 

DE FRENTE Y DE PERFIL

 

 

 

RAMÓN ZURITA SAHAGÚN

 

 

Los informes presidenciales son, en esencia, un recurso colocado en la Constitución para que el Ejecutivo federal resuma los acontecimientos de cada año de administración y con ello acercarse un poco más a la población que lo seguía por radio y televisión en un pasado no tan lejano y ante la inexistencia de esos medios de comunicación por los diarios y los carteles y pegotes que se realizaban en las plazas públicas.

 

Todavía hasta hace un par de administración, los medios electrónicos eran la vía más rápida, aunque ahora con la existencia del internet y las redes sociales, la comunicación suele ser más directa.

 

El presente gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador encontró una ruta más expedita que lo lleva a no tener que esperar doce meses para conocer de cerca los aconteceres de la administración federal, ya que con informes parciales va resolviendo el asunto.

 

Tal vez por eso, o por lo poco que se ha realizado en la azarosa administración pública es que ya no registre tanto interés el tema del informe presidencial, pues los principales temas que contendrá serán los tocantes a la pandemia y a la economía, sin dejar de lado la seguridad y la violencia.

 

El sexenio iniciado el uno de diciembre de 2018 fue uno de los más esperados, en razón de las ofertas de campaña y el experimentar con un personaje que desde siempre generó polémica, con un alto número de seguidores y de detractores que experimentaron con él hasta tres veces en las urnas.

 

Su triunfo en julio de 2018 causó júbilo, aunque hubo quienes advirtieron de lo que recibía era un país endeudado, con gran inseguridad y violencia, donde los políticos dejaron sus huellas dactilares en el uso y abuso del presupuesto para beneficio personal, de sus amigos y familiares.

 

Los analistas consideraron que las cosas no serían tan sencillas como presumía el ganador de la elección, quien decía que desterrar la corrupción produciría ahorros multimillonarios y con ellos se podrían invertir en obra pública y atender las demandas de una población altamente marginada.

 

De la violencia e inseguridad el tema sería fácil de resolver, llamando a la cordura a los delincuentes y ofreciendo amnistía, propuestas que han mostrado no ser la solución. Aseguró que mandaría a las fuerzas armadas a los cuarteles y finalmente tuvo que recurrir a ellas para enfrentar a las hordas de delincuentes que asuelan al país.

 

Las cosas no resultaron ser lo sencillas que parecían y la pandemia vino a complicar un ya de por sí contaminado país, entre los pros y contras de la actual administración.

 

El segundo informe se presenta en tiempos muy difíciles en que los enconos crecen y el panorama se presenta desalentador.

 

La pandemia continúa sin ceder espacios, lo que provoca dolor y muerte en la población, mientras la economía se encuentra amodorrada y se estanca en un limbo en que todo se vuelve sospechoso, tanto en lo político, economía, salud y seguridad, principales temas de la actualidad.

 

El Presidente como viene sucediendo desde la década pasada entregará los voluminosos documentos a la Cámara de Diputados, mediante la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero y él mismo se plantará en Palacio Nacional para dar a conocer el mensaje político y las expectativas para el siguiente año.

 

Lo inusual de este informe es lo poco o nada de las novedades que tendrá que informar, pues la mayor parte de los hechos ocurridos ya los conocemos con antelación y la pandemia ha golpeado todos los sectores de la población.

 

*****

 

Si algo vale la pena destacar en el Senado de la República fue el extraordinario trabajo realizado por la tabasqueña Mónica Fernández Balboa, como presidenta de la Mesa Directiva. Su labor le valió reconocimientos de sus pares de Morena y de varios legisladores de otros partidos.

 

Asume ahora el chiapaneco Óscar Eduardo Ramírez Aguilar, quien tendrá la tarea de cuidar el buen desarrollo de los debates y trabajos legislativos, en ocasión de la presentación y discusión de varias iniciativas que tendrán como sede el Senado de la República.

 

zuritaa

 

Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Web desarrollada por HunabKu Team.

Top Desktop version