Lilia Arellano

Switch to desktop Register Login

Ramón Zurita

Ramón Zurita

Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

 

 

 

DE FRENTE Y DE PERFIL

 

 

 

RAMÓN ZURITA SAHAGÚN

 

 

Las encuestas electorales, sin importar quien las realice, son vistas por algunos como signos de atención sobre el rumbo que deben de seguir los partidos y sus candidatos ante la cercanía de una disputa electoral.

 

 

Hay otros que les dan un manejo distinto y las toman como el anticipo de la realidad, sin considerar que muchas de ellas son realizadas a modo y a petición expresa del o los interesados en el tema.

 

 

Son un simple instrumento de medición que marca un rumbo o tendencia que de seguirse adecuadamente puede incidir para orientar el sufragio del electorado y conseguir la victoria anhelada.

 

 

Los números que arrojan pueden ser tendenciosos, “cuchareados” o pueden dar el rumbo esperado para los interesados, ya que se pueden revertir las cifras si se les atiende a consciencia.

 

 

Hay quienes dudas de su eficacia, aunque todos recurren a ellas en temporadas electorales y gastan fortunas en el levantamiento de las mismas.

 

 

Conforme se acerca la fecha de la elección, aparecen un sinfín de casas encuestadoras, siendo que con la misma premura con que aparecen desaparecen al poco tiempo, aunque existen algunas que subsisten y son catalogadas como serias.

 

 

Los medios de comunicación participan también en este juego de números, en el que apuestan cuál de ellos es el más acertado en sus mediciones y otros más reciben el repudio generalizado por su tendencia a equivocarse.

 

 

Los sondeos y encuestas abundan en época electoral y marcan alguna tendencia sobre aquellos indecisos que desean ir a votar, pero al no estar politizados ni interiorizados con la ideología de los partidos y con un total desconocimiento de los candidatos, toman como guía los indicativos de esas encuestas, por lo que el “cuchareo” de ellas es sumamente recurrente.

 

 

De los 15 estados con elección para gobernador en 2021, uno de ellos toma especial relevancia, Baja California, por tener en Tijuana el punto fronterizo más importante del país, con uno de los cruces de personas de mayor afluencia en el mundo y su vecindad con California uno de los principales mercados del mundo que lo hace sumamente destacable.

 

 

Y es que la población de Baja California eligió gobernador hace apenas un año  y le tocará nuevamente ir a las urnas el año próximo (dentro de diez meses), con todo y los intentos que se realizaron para prolongar el período de gobierno del actual mandatario Jaime Bonilla por tres años más.

 

 

Durante el poco tiempo que lleva de gobernar, Jaime Bonilla se encuentra bien evaluado por los habitantes de la parte norte de la península, por lo que su partido (Morena) aparece bien posicionado en las primeras encuestas sobre los comicios de junio de 2021.

 

 

Aventaja por mucho a los prospectos de los otros partidos, aunque no existe claridad sobre quien será el abanderado de Morena en ese proceso electoral.

 

 

El panorama nada claro sobre los nombres de los que podrían abanderar al partido en el poder provoca que algunos realicen movimientos para posicionarse, otros más deslicen sus propias encuestas, mientras otros mantienen la calma y la tranquilidad.

 

 

Como todo partido gobernante, abundan aquellos que estarían dispuestos al “sacrificio” de abanderar a su partido, conscientes de que alcanzar la nominación los pondría en la ruta del eventual triunfo.

 

 

Los primeros nombres que comienzan a ser evaluados son los de los alcaldes de dos de las principales ciudades del estado, la capital Mexicali y la muy poblada Tijuana.

 

 

Ambos podrían ir por la reelección en sus municipios, pero prefieren entrar en la danza de los nombres para obtener una candidatura que los convertiría, con mucha posibilidad, en el próximo gobernador del estado.

 

 

Los dos personajes en cuestión un hombre en Tijuana (Arturo González Cruz) y una mujer en Mexicali (Marina del Pilar Ávila Olmeda), comienzan a buscar desesperadamente los elementos que los lleven a dicha candidatura, desatendiendo las labores de su actual cargo.

 

 

La disputa por la candidatura al gobierno estatal y el surgimiento de grupos podría derivar en una brusca caída de Morena en las preferencias.

 

zuritaa

 

Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Los privilegios del poder

Jueves, 06 Agosto 2020 00:00 Publicado en De frente y de perfil

 

 

 

 

DE FRENTE Y DE PERFIL

 

 

 

RAMÓN ZURITA SAHAGÚN

 

 

 

Hace algún tiempo comentábamos sobre los privilegios que dan el poder y el dinero, lo que provoca que ricos empresarios y políticos se abstengan de pisar la cárcel y que cuando lo hacen, principalmente por los casos de corrupción, lavado de dinero y desvío de recursos, pasen poco tiempo en la prisión y se reinserten nuevamente en la activa vida de los negocios y disfruten del dinero obtenido.

 

 

Para acceder a los beneficios que da la ley en México es menester comprometerse a relatar la forma de operación y aunque lo expuesto no sea realmente lo ocurrido, resulte ser confiable para los impartidores de justicia.

 

 

El reciente caso de Emilio Lozoya Austin y los privilegios a los que tiene acceso en México son distintos a su situación en una cárcel de España en la que no disfrutó del confort de su casa, ni mucho menos de cuidarle las muñecas para que pudiese hablar por teléfono, sin disgustos de ninguna clase.

 

 

Es más, de la revisión médica que se le hizo en España en ocasión de su detención no se le detectó mal alguno, por lo que no requirió de hospitalización, pero como personaje con privilegios, aquí se le envío a uno de los hospitales más caro del país, aunque no se aclaró quien corrió con los gastos, sobretodo porque el susodicho ex director de PEMEX tiene congelados sus bienes.

 

 

Claro que se dijo que la pulsera que porta en el tobillo, para detectar sus movimientos fue sufragada por el propio Lozoya Austin, como si fuese un logro el que lo haya hecho. Tan solo para hacer un comparativo en China, cuando un delincuente es ejecutado, su familia paga el costo de la o las balas que se usen para ello.

 

 

Pero como en México todo es parte de lo divertido de la vida, se corren cuentos, chistes y versiones, sobre lo Lozoya Austin tiene para contar a las autoridades a cambio de su libertad o de su prisión domiciliaria.

 

 

Algunos dicen que ni siquiera tiene los videos en los que se advierte a funcionarios poderosos del sexenio pasado recibiendo canonjías o sobornos para acompañar las reformas que se votaron entonces.

 

 

Tampoco, se dice, cuenta con documentos o pruebas que muestren los negocios o corruptelas de los dos principales personajes de esta telenovela, el ex Presidente Peña Nieto y el ex secretario de Hacienda y relaciones Exteriores, Luis Videgaray Caso.

 

 

Es más, aunque los tuviese, la actual administración no actuaría en contra de los dos políticos más poderosos del sexenio pasado.

 

 

La población en México no concibe todavía para qué se gastó tanto dinero en perseguir a Lozoya Austin, traerlo a México en avión especial, para llevarlo al hospital, para mantenerlo hospitalizado 15 días en lo que se preparaba el papeleo para enviarlo a su casa.

 

 

Además se le facilitó que pueda ejecutar su firma electrónica para que su plumaje no se manche o se contamine con los olores de las prisiones.

 

 

Por eso, se han levantado voces indignadas que se manifiestan en contra de los procedimientos que se usan en el juicio contra Lozoya Austin y algunos familiares de otros procesados solicitan los mismos privilegios.

 

 

Hasta ahora no se sabe que resultará de todo esto, si habrá devolución de dinero por parte de los corruptos del pasado, si actuará penalmente en contra de Lozoya Austin o si éste entregará esas pruebas concluyentes que muestren la existencia de la llamada “mafia del poder” o si todo este entramado es parte de una mala novela en la que fueron envueltos y hasta burlados los cándidos personajes de la 4T.

 

zuritaa

 

Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Los priistas requieren unidad

Miércoles, 05 Agosto 2020 00:00 Publicado en De frente y de perfil

 

 

 

 

DE FRENTE Y DE PERFIL

 

 

 

RAMÓN ZURITA SAHAGÚN

 

 

De los 15 estados en que habrán comicios en 2021 para elegir nuevo gobernador, el PRI mantiene el control en ocho de ellos, Sonora, Sinaloa, San Luis Potosí, Campeche, Zacatecas, Colima, Tlaxcala y Guerrero, pero no aparece como favorito en ningunas de las tantas encuestas existentes hasta ahora.

 

 

Mucho menos se presenta como una opción atractiva para la población en Baja California, Baja California Sur, Nayarit, Chihuahua, Querétaro, Nuevo León y Michoacán, entidades gobernadas por militantes del PAN, PRD, Morena y un independiente.

 

 

Con todo y que dos de esos gobernadores (Sinaloa y Sonora) se encuentran evaluados dentro del selecto grupo de los 10 mejores mandatarios estatales, según sus propios gobernados, los priistas no encabezan ninguna preferencia estatal.

 

 

Es por eso que la dirigencia nacional del partido, que encabeza Alejandro R. Moreno Cárdenas, pretende arrogarse la decisión de seleccionar a los candidatos que habrán de competir el año próximo.

 

 

Las medidas planteadas por el campechano no fueron bien recibidas por los mandos partidistas, especialmente por los gobernadores de esas entidades, los que pretenden sembrar a los candidatos a sucederlos.

 

 

Y es que con un panorama tan desolador, los priistas deberán encontrar un método de presentación de sus abanderados que permee entre el electorado que, por el momento, muestra total distanciamiento del partido tricolor.

 

 

La derrota sufrida en el pasado proceso electoral federal dejó mal posicionado al PRI que en las dos siguientes elecciones estatales, Baja California y Puebla, se fue muy por debajo de los promedios que venía obteniendo, en los casos en que salía derrotado, siendo catastrófico en la primera de las entidades con menos del cinco por ciento de sufragios y en el segundo sin alcanzar el 20 por ciento de los votos.

 

 

Eso ha puesto al PRI en un grave riesgo de sufrir un traspiés en el proceso electoral federal de 2021, donde podría tener acceso a la Cámara de Diputados por la vía plurinominal, pero sufriría una dolorosa derrota en los ocho estados que hoy gobierna y que le dan presencia entre el electorado.

 

 

Por eso, la atención que le están poniendo en la dirigencia nacional para evitar que los gobernadores puedan recurrir al trueque que acostumbran algunos para apoyar a un opositor con el que negocien la entrega del poder, postulando a un candidato débil, en algunos casos y en otros designando a un abanderado de su gusto, para satisfacer a un familiar o personaje de su agrado.

 

 

Casos muy particulares ha habido siempre en el PRI, partido que parece no haber aprendido de las lecciones recibidas en el pasado, que les significó grandes fracasos, y que con todo y ello han podido sobrevivir a los tiempos difíciles, llegando a recuperar las entidades en que fueron derrotadas (excepción de Baja California y Guanajuato), en su gran mayoría y hasta la Presidencia de la República.

 

 

Los actuales son los tiempos más difíciles que les ha tocado vivir a los priistas, por lo que no soportarían una nueva sangría de militantes, lo que les depreciaría aún más ante el electorado.

 

 

De los ocho estados gobernados por los priistas en que habrá comicios para la renovación del Ejecutivo, el PRI solamente se advierte como contendiente en dos de ellos, Sinaloa y Sonora, si es que presenta candidatos cercanos al electorado e identificados con ellos.

 

 

En el resto de ellos, sea por no tener prospectos sólidos, bien consolidados y cercanos a la población o por la terquedad de los actuales gobernantes que no cumplieron con un buen papel en la administración o estatal o por el capricho de impulsar un sucesor acorde a ellos, los priistas se ven desprotegidos.

 

 

Por eso el PRI requiere de limar asperezas entre sus altos mandos y evitar una merma de su militancia o hasta la deserción de una militancia cada vez más pequeña.

 

 

******

 

 

La detención de José Antonio Yépez, “El Marro”, provoca intranquilidad en muchos sectores, principalmente por la situación que se dio en los casos de la detención de algunos de sus familiares que al poco tiempo fueron dejados en libertad. Habrá que ver si las acusaciones en su contra están bien fundamentadas y el expediente se encuentra bien integrado, sin ninguna violación que le abra una ventana de oportunidades.

 

zuritaa

 

Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

La nueva gira

Martes, 04 Agosto 2020 00:00 Publicado en De frente y de perfil

 

 

 

 

DE FRENTE Y DE PERFIL

 

 

 

RAMÓN ZURITA SAHAGÚN

 

 

 

 

Un nuevo recorrido hacia el norte realizará el presidente López Obrador y lo hará en cuatro entidades, cuyos habitantes se preparan para acudir a las urnas el próximo seis de junio para elegir a su nuevo gobernador.

 

 

De conformidad con recientes encuestas, en los cuatro (Nayarit, Sinaloa, Sonora y Baja California Sur) Morena, el partido en que milita el Ejecutivo federal iniciará como amplio favorito para adjudicarse el triunfo, sin importar el candidato que postule.

 

 

El recorrido que inicia por el norte el mandatario es visto por algunos como una forma de reafirmar el respaldo que muestra la población hacia el partido que se enfila al triunfo en 2021.

 

 

Pareciera un símil de lo que tanto se criticaba del PRI, ya que el otrora arrollador partido tricolor podía nominar hasta una vaca (así decían los opositores) para un gobierno estatal y de todas formas obtendría la victoria, ya que los comicios estaban arreglados.

 

 

Ahora la historia parece repetirse, cuando menos en esas cuatro entidades que son gobernadas por elementos ajenos a la militancia de Morena. En Nayarit y en Baja California Sur, lo hacen militantes del PAN y Sinaloa y Sonora son estados gobernados por priistas.

 

 

Curiosamente los dos priistas (Quirino Ordaz y Claudia Artemiza Pavlovich) son de los gobernantes mejores evaluados por los habitantes de esas entidades, en tanto que Antonio Domínguez García y Carlos Mendoza Davis, no lo son tanto y se ubican dentro de la medianía de la tabla en las distintas encuestas.

 

 

Domínguez y Mendoza son hijos de ex gobernadores que los antecedieron en las administraciones de esas entidades. Domínguez García es hijo de uno de los hombres más ricos del estado que ejercicio, además, en diversas administraciones como tesorero de Nayarit y posteriormente se convirtió en el primer mandatario ajeno al PRI en gobernar, por lo que su hijo solamente siguió sus pasos, aunque su madre resultó derrotada en un intento por gobernar la entidad y ahora, Toño chico, como es conocido pretende impulsar a su hermana.

 

 

Mendoza Davis es hijo del primer gobernador de Baja California Sur, Ángel César Mendoza Aramburu y prefirió buscar la nominación por un partido ajeno al que militó su padre. Ángel César fue postulado por el PRI y Carlos por el PAN y ambos ganaron con buena ventaja.

 

 

Los padres de ambos lograron un mayor reconocimiento en sus administraciones que los hijos, los que son fuertemente criticados por sus opositores, situación que muestra su debilidad para impulsar a candidatos  acordes a ellos que puedan disputar con éxito el voto ciudadano.

 

 

En Sinaloa y Sonora los gobernadores tienen el reconocimiento de su población, aunque eso no basta para que se perfilen los miembros de este partido hacia un eventual triunfo en las urnas.

 

 

Quirino Ordaz surgió como candidato mediante un arreglo cupular, cuando los priistas todavía gobernaban al país y no se entiende como las encuestas le favorecen, ya que el estado arrastra demasiados problemas, iniciando con el de la violencia. Quirino quiere impulsar a su esposa como candidata al gobierno estatal, lo causa indignación en algunos sectores de la población, por lo que Morena, al igual que en los otros tres estados que recorrerá el Presidente se mantienen alto en las preferencias electorales.

 

 

En Sonora, Claudia Artemiza resultó nominada por el PRI en una muestra de la fuerza del entonces coordinador de la bancada priista en la Cámara de Diputados, Manlio Fabio Beltrones, tratando de allanar el camino para la hija del propio Manlio (Sylvana) quien fue derrotada en sus intenciones por convertirse en senadora de mayoría y tener a la mano la candidatura al gobierno estatal.

 

 

Ahora Sonora, como en Sinaloa, parece ser perderán el sitio como bastiones priistas en 2021.

 

 

Y aunque las encuestas no dicen la última palabra, sino las preferencias de los ciudadanos expresadas en las urnas, las cuatro entidades Nayarit, Baja California Sur, Sinaloa y Sonora cambiarán de preferencias de siglas en los comicios de junio del año próximo.

 

 

******

 

 

Guanajuato podría convertirse en escenario de un nuevo baño de sangre ante la captura de José Antonio Yépez (El Marro) y la disputa de su herencia entre sus seguidores y el Cartel Jalisco Nueva Generación.

 

zuritaa

 

Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Web desarrollada por HunabKu Team.

Top Desktop version