Lilia Arellano

Switch to desktop Register Login

Ramón Zurita

Ramón Zurita

Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

El temor a juicios de los ex presidentes

Viernes, 18 Septiembre 2020 00:00 Publicado en De frente y de perfil

 

 

 

 

DE FRENTE Y DE PERFIL

 

 

 

RAMÓN ZURITA SAHAGÚN

 

 

Durante muchos años, los ya por entonces ex presidentes de la república fueron satanizados en medios de comunicación, en corrillos, en intrigas palaciegas, chismes y filtraciones, pero nadie osó alzar la mano o la voz para enjuiciar su gestión o llevarlos ante tribunales.

 

 

Y es que una de las máximas de la política nacional establecía, nada contra tu antecesor, sin importar el estado en que dejaban la administración pública, ni los agravios cometidos contra el pueblo, mucho menos los abusos, saqueos y beneficios logrados.

 

 

Era una de las reglas no escitas de la política nacional, sin importar la transición de un partido a otro o que el entrante y el saliente fuesen del mismo partido. Lo importante era preservar la integridad física y hasta moral del antecesor, para evitar el juicio que podría entablarse en su futuro.

 

 

Varios ex presidentes fueron cuestionados por dejar al país casi en bancarrota, con grandes deudas, con agravios contra el pueblo y no sucedía nada.

 

 

Eso sí, a la distancia se hacían juicios de valor sobre su actuación en tal o cual circunstancia y hasta se les llegó a calificar de genocidas, sinvergüenzas, abusadores y demás calificativos.

 

 

Solamente con uno se atrevieron a llevarlo a tribunales, aunque por su avanzada edad no pasó de condenarlo a reclusión en casa. Luis Echeverría el más longevo de los ex presidentes es quien cayó en esa persecución realizada en los tiempos del primero de los gobiernos de transición, pero hasta ahí.

 

 

El juicio de la historia o de las leyendas urbanas (las más de ellas verdaderas) nos enseñó que tal o cual de los ex Ejecutivos federales abusaron de su condición de mandatarios, para beneficio propio y de sus principales colaboradores y amigos.

 

 

Así sabemos que Miguel Alemán se convirtió en un próspero empresario al término de su gestión presidencial y dejó una cuantiosa fortuna a sus herederos.

 

 

Adolfo López Mateos fue condenado por la opinión pública por el asesinato de Rubén Jaramillo y por algunos excesos que se permitían los políticos de aquel entonces.

 

 

Gustavo Díaz Ordaz fue calificado de genocida por los hechos del dos de octubre que causaron decenas de muertes entre la población estudiantil y abusos al por mayor.

 

 

Con Luis Echeverría sucedió algo similar al ser ubicado como el autor intelectual de las matanzas de Tlatelolco y del Jueves de Corpus, en contra de estudiantes que exigían respeto a sus derechos.

 

 

José López Portillo enfrentó el juicio sumario de los ciudadanos que lo condenaban por la desastrosa gestión administrativa, sus fallidas expresiones de la defensa del peso y las constantes devaluaciones, así como los abusos y atropellos cometidos por familiares, colaboradores y amigos.

 

 

Fue la primera ocasión en que la población acusaba saqueo del erario por parte de sus políticos y exigía, sin tanto ímpetu, alguna acción en contra de un ex presidente.

 

 

Miguel de la Madrid no enfrentó tantos sobresaltos y prefirió ignorar los reclamos de la población hacia su antecesor, para evitar sufrir en carne propia algo similar. Mo ocurriría así, ya que su sucesor, Carlos Salinas de Gortari no permitió que durante cinco años el país viviera una borrachera de alegría por el avance económico.

 

 

El desencanto vino con Ernesto Zedillo en su primer mes de gobierno, aunque no se atrevió a enjuiciar a su antecesor, si enfocó sus baterías contra el llamado “hermano incómodo”.

 

 

Vicente Fox fue el primer presidente de la transición y anunció mano dura contra los peces gordos que malversaron fondos públicos, aunque nunca lo hizo, ni mucho menos alzó la voz contra su antecesor.

 

 

Felipe Calderón fue el segundo Presidente panista y a pesar de sus diferencias con Fox, no actuó en consecuencia contra su antecesor, sin importar las evidencias de que familiares suyos se beneficiaron durante su gobierno.

 

 

Enrique Peña Nieto asumió el gobierno y jamás cruzó por su mente alguna actuación judicial en contra de uno o varios de sus antecesores, por el temor de seguir la misma suerte con quien fuese su sucesor.

 

 

Ahora la posibilidad de que uno o varios de los ex presidentes sean juzgados por abusos y yerros dentro de su administración se encuentra dentro de lo posible, aunque habrá de verse que sucede en el futuro inmediato.

 

 

zuritaa

 

Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

La nueva joya panista

Jueves, 17 Septiembre 2020 00:00 Publicado en De frente y de perfil

 

 

 

 

DE FRENTE Y DE PERFIL

 

 

 

RAMÓN ZURITA SAHAGÚN

 

 

 

A sus 40 años de edad, Mauricio Vila Dosal, un abogado mexiquense se encuentra como la más preciada joya política del Partido Acción Nacional y uno de sus principales prospectos para la todavía lejana sucesión presidencial.

 

Vila Dosal, nacido en el Estado de México, pero avecindado en Yucatán, desde hace varias décadas, es ampliamente reconocido por la población de esa parte de la península como un buen gobernante, comprometido y cumplidor con sus ofertas de campaña.

 

Antes de alcanzar el gobierno estatal fungió como diputado local y alcalde de Mérida, donde encontró el impulso que lo llevó a derrotar en las urnas a un priista con buena aceptación en la entidad como resulta ser Mauricio Sahuí Rivero, en una cerrada contienda electoral.

 

El gobernador de Yucatán aparece constantemente entre los tres primeros lugares de los gobernadores con mayor reconocimiento por parte de sus gobernados, en los sondeos que mensualmente elaboran algunas de las principales casas encuestadoras.

 

Y es que Vila Dosal ha mostrado ser un Ejecutivo prudente, mesurado y atento a las necesidades de los habitantes de la entidad que gobierna, pero además de enseñar sus habilidades políticas, manteniendo canales de comunicación con todos los actores políticos.

 

Es uno de los gobernadores de oposición que mejor relación guardan con el Presidente de la República y a diferencia de otros de sus compañeros de partido no se sumó al grupo de los antagonistas que, incluso, abandonaron la Conferencia Nacional de Gobernadores.

 

A diferencia de Francisco Javier García, gobernador de Tamaulipas, Vila Dosal no alardea con puyas y pugnas hacia sus adversarios políticos, ni con la posibilidad de buscar la candidatura presidencial para el 24, se mantiene con los pies en la tierra y sabe que el reconocimiento de sus gobernados podría ser el que lo sitúe en los primeros planos de la política nacional.

 

Y es que ante la escasez de figuras dentro de la oposición, por carecer de talento político unos y otros por resultar ser cartuchos quemados, se requiere de caras nuevas que puedan ser atractivas para los jalar a los electores hacia las urnas.

 

Dentro de la política nacional se aprecian los mismos nombres de las personas que desde hace mucho tiempo se vienen situando en los mismos espacios, sin dejar la oportunidad a figuras nuevas que ofrezcan cosas distintas a las ya ofertadas y nunca cumplidas.

 

Es tal la pobreza de rostros nuevos que resaltan personajes que desde hace más de cincuenta años vienen ocupando los primeros planos públicos como son el caso de Porfirio Muñoz Ledo, hoy aspirante a la presidencia de Morena o Marcelo Ebrard quien ha desfilado, al igual que Porfirio por distintos partidos y es, actualmente, la figura predominante de un gabinete presidencial sumamente oscuro.

 

Los priistas se muestran todavía apanicados, luego de la terrible derrota sufrida en 2018 y no ya una figura destacada que sobresalga. Su presidente nacional, Alejandro Moreno Cárdenas es atacado constantemente por personajes del pasado que cuando tuvieron la oportunidad de destacar no supieron aprovecharla y ahora son feroces críticos de todas las acciones emprendidas desde la dirigencia del partido tricolor.

 

Dentro del PAN se viven asomos de terror ante la posibilidad de que Felipe Calderón y Margarita Zavala logren revocar la negativa de contar con su propio partido político, por la posible fuga de militantes y dirigentes.

 

Su dirigente nacional, Marko Cortés, es demasiado pequeño ante un partido que lo rebasa en historia y alcances y que no encuentra el camino para convertirse en la oposición que pueda plantarle cara al Ejecutivo federal.

 

Enrique Alfaro, gobernador de Jalisco, se vio en algún momento como uno de los líderes naturales de una oposición que requiere cabezas, pero se achica ante circunstancias que lo han rebasado.

 

El grupo de los 10 carece plantea soluciones a supuestos problemas que no les son resueltos, con lo que en poco tiempo privará el desánimo y más aún si Morena sale avante en la contienda electoral del 6 de junio próximo.

 

Con este panorama no es difícil que el gobernador de Yucatán se convierta en esa preciada joya que requiere la oposición, siempre y cuando mantenga los pies en la tierra.

 

 

zuritaa

 

Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Un Grito ahogado

Martes, 15 Septiembre 2020 00:00 Publicado en De frente y de perfil

 

 

 

 

DE FRENTE Y DE PERFIL

 

 

 

RAMÓN ZURITA SAHAGÚN

 

 

 

Las tradiciones han hecho de México un país apegado al sistema de usos y costumbres, donde la historia juega un papel importante y se entremezclan realidades con leyendas historias que el pueblo incorpora con gusto a su costumbrismo.

 

 

En la vida cotidiana de los mexicanos siempre se encuentran los momentos de júbilo en los que, incluso, se llegan a exacerbar las pasiones, el nacionalismo y otras vertientes que han derivado en explosiones de todo tipo.

 

 

Dentro de las grandes festividades nacionales cuyas fechas de celebración son esperadas con entusiasmo se encuentran las relativas a la emancipación y nacimiento como nación, ocurrida en 1821, pero cuyos inicios se remontan al llamado Grito de Dolores del 16 de septiembre de 1810, cuando principió la gesta de Independencia que culminó el 27 de septiembre de 1821, con la entrada del Ejército Trigarante a la Ciudad de México.

 

 

La lucha por la independencia de México duró once años y otros más (1836) hasta que España dio el reconocimiento necesario para ello varios años después, cuando el último intento de recuperación del territorio por parte del reino de España culminó con la derrota de Isidro Barradas ante el Ejército de Antonio López de Santa Anna el 11 de septiembre de 1829.

 

 

Septiembre es por antonomasia el mes de mexicanismo, del inicio del camino del México actuante e inserto en la dinámica de su nueva aventura, ya que desde 1824 se estableció su primera Constitución, después de pasar por un efímero Imperio que terminó de manera desastrosa con el derrocamiento de Agustín I y su posterior fusilamiento.

 

 

De ahí que, para los mexicanos nos resulta importante la celebración del Grito de Independencia, el que por esta ocasión estará reducido a un festejo sumamente casero, con pocas explosiones de júbilo y cero concentraciones masivas.

 

 

El Zócalo de la capital del país, donde año con año se reúnen entre 250 y 300 mil personas que responden a los vítores del Presidente de la República en turno, no tendrán esas expresiones e los Viva México y Vivan los Héroes que nos dieron Patria. Sí estará el Presidente de la República y se pretende que la magia de la televisión lleve a los hogares esas mismas vivencias que se transmiten en los gritos de júbilo de quienes tienen en esa fiesta una explosión contenida durante largos tiempo que pretenden mediante ese grito manifestar sus reclamos ante la inequidad existente.

 

 

La Independencia de México, como la de cualquier país del mundo, es una manifestación de emociones que dan la identidad necesaria a todas las naciones del mundo  que en algún momento fueron colonizadas y que aunque no nos tocó por tiempo festejamos airosamente y con mucho orgullo.

 

 

Desde que el Grito de Dolores fue representado desde Palacio Nacional la noche del 15 de septiembre y no la mañana del 16 cuando verdaderamente ocurrió es de una gran tradición que supera cualquiera otra fecha del calendario patriótico nacional y hasta las religiosas, incluso hasta la segunda en importancia que es la del 12 de diciembre.

 

 

Por esta ocasión nos quedaremos en nuestras casas, disfrutando de ese momento por las vías de comunicación electrónicas y esperando un momento adecuado para regresar a una normalidad que se ve lejana todavía y que se complica cada momento más por los efectos de la pandemia y la falta de una vacuna adecuada que pueda frenar los contagios y la mortandad.

 

 

*****

 

 

Castigar con mayor rigor las prácticas de la tortura, los malos tratos y la violación a los derechos humanos, son algunos de los puntos principales de una reforma de ley que propone el senador Ricardo Monreal, coordinador de la bancada de Morena.

 

 

La idea, dijo Monreal, es la de erradicar esas prácticas, por lo que urgen sanciones más drásticas, para aquellos que incurran en esos métodos.

 

 

zuritaa

 

Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

México Libre, en segunda instancia

Lunes, 14 Septiembre 2020 00:00 Publicado en De frente y de perfil

 

 

 

 

DE FRENTE Y DE PERFIL

 

 

 

RAMÓN ZURITA SAHAGÚN

 

 

 

Sin duda, la consternación más grande de los partidos políticos rechazados por el INE resultó ser la de México Libre, el partido fundado por la familia Calderón Zavala, cuya paternidad se adjudica al ex presidente Felipe Calderón Hinojosa.

 

Indignados por la negativa del Instituto Nacional Electorales de darles el registro y poder participar en la contienda electoral del próximo seis de junio y cuyo año electoral ya inició, la dupla Calderón-Zavala busca que el propio INE revoque la sentencia del Consejo General del instituto que los privó de tener el registro necesario para poder competir.

 

Y es que el matrimonio Calderón Zavala se encontraba seguro que pasarían sin grandes dificultades la aduana del INE y podría integrarse a los 8 partidos que cuentan con el aval para participar en el próximo proceso electoral federal.

 

Margarita se encontraba lista para asumir la dirigencia del partido y Felipe para mover los hilos de la madeja electoral y convencer a legiones de panistas para integrarse al naciente partido e incluso atraer a personajes sin militancia o con ella en otros organismo políticos.

 

La confianza mató al gato, reza el viejo adagio y Felipe estaba seguro de que el nuevo partido sería atractivo para los ciudadanos y arrojaría resultados favorables para México Libre.

 

Tan seguros estaban de ello que en su cabeza bullía la idea de llevar nuevamente a Margarita Zavala a una nueva candidatura presidencial con grandes posibilidades de competir con los candidatos de otros partidos.

 

Nada que ver con aquella fallida aventura emprendida en 2017 y que derivó en una candidatura presidencial independiente que no movió a nadie y que fracasó terriblemente con el triste papel desempeñado por Margarita en el primer debate presidencial.

 

Una Margarita con mejor imagen y más preparada con un Felipe más filoso, sería la combinación idóneo para entrar en la competencia del 24 y enfrentar a los prospectos de Morena, priistas y panistas, entre otros, pero ya no bajo el concepto de independiente, cuya marca desperdició el llamado “Bronco”, Jaime Rodríguez Calderón.

 

Los Calderón Zavala irán hasta las últimas instancias, tocando las puertas que sean necesarias, hasta agotarlas, en su propósito de que Margarita cuente con su partido y que este se convierta en una opción ciudadana.

 

Hay quienes comparan al partido de la familia Calderón Zavala con los de Dante Delgado, Jorge Emilio González y Alberto Anaya que terminan siendo de su propiedad y quedan reducidos a comparsas, obteniendo migajas de los partidos grandes y eventualmente alguna gubernatura, que les dan como premio de consolación a uno de sus militantes.

 

Felipe y Margarita niegan seguir esa tendencia y aunque Felipe es el gran estratega de las ideas que pregona Margarita, no se advierte la forma en que podrían contender con los partidos consolidados y evitar ser relegados a la llamada “chiquillada”.

 

No se ve como harían dicha dupla para atraer a la clientela electoral, en el caso de obtener el registro, ya que si bien Felipe es el único opositor que le planta cara al Presidente, Margarita no tiene los mismos tamaños para ello.

 

Se requiere que Margarita asuma posiciones más fuertes, se muestre como una política atractiva para los electores, ya que su figura no resalta una buena imagen, que convenza a la ciudadanía con un lenguaje más directo y una voz que resuene en los oídos de los votantes.

 

Si Felipe quiere convertir a Margarita en un producto atractivo para los electores, lo primero que tendría que hacer es recordar la forma en que él mismo consiguió ser candidato presidencial, con todos los pronósticos en contra, sin importar que no era el candidato del presidente Fox y mucho menos de la nomenclatura de su partido, donde Santiago Creel, era visto como el favorito.

 

Por lo pronto, Felipe deberá seguir siendo el contestatario del Ejecutivo federal, ante la pasividad de los principales dirigentes de los partidos políticos con registro nacional y continuar jugando con el papel de víctima del sistema, algo que le funcionó en el pasado.

 

zuritaa

 

Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Web desarrollada por HunabKu Team.

Top Desktop version