Lilia Arellano

Switch to desktop Register Login

Miércoles, 05 Agosto 2020 00:00

Los priistas requieren unidad

Publicado en De frente y de perfil Escrito por

 

 

 

 

DE FRENTE Y DE PERFIL

 

 

 

RAMÓN ZURITA SAHAGÚN

 

 

De los 15 estados en que habrán comicios en 2021 para elegir nuevo gobernador, el PRI mantiene el control en ocho de ellos, Sonora, Sinaloa, San Luis Potosí, Campeche, Zacatecas, Colima, Tlaxcala y Guerrero, pero no aparece como favorito en ningunas de las tantas encuestas existentes hasta ahora.

 

 

Mucho menos se presenta como una opción atractiva para la población en Baja California, Baja California Sur, Nayarit, Chihuahua, Querétaro, Nuevo León y Michoacán, entidades gobernadas por militantes del PAN, PRD, Morena y un independiente.

 

 

Con todo y que dos de esos gobernadores (Sinaloa y Sonora) se encuentran evaluados dentro del selecto grupo de los 10 mejores mandatarios estatales, según sus propios gobernados, los priistas no encabezan ninguna preferencia estatal.

 

 

Es por eso que la dirigencia nacional del partido, que encabeza Alejandro R. Moreno Cárdenas, pretende arrogarse la decisión de seleccionar a los candidatos que habrán de competir el año próximo.

 

 

Las medidas planteadas por el campechano no fueron bien recibidas por los mandos partidistas, especialmente por los gobernadores de esas entidades, los que pretenden sembrar a los candidatos a sucederlos.

 

 

Y es que con un panorama tan desolador, los priistas deberán encontrar un método de presentación de sus abanderados que permee entre el electorado que, por el momento, muestra total distanciamiento del partido tricolor.

 

 

La derrota sufrida en el pasado proceso electoral federal dejó mal posicionado al PRI que en las dos siguientes elecciones estatales, Baja California y Puebla, se fue muy por debajo de los promedios que venía obteniendo, en los casos en que salía derrotado, siendo catastrófico en la primera de las entidades con menos del cinco por ciento de sufragios y en el segundo sin alcanzar el 20 por ciento de los votos.

 

 

Eso ha puesto al PRI en un grave riesgo de sufrir un traspiés en el proceso electoral federal de 2021, donde podría tener acceso a la Cámara de Diputados por la vía plurinominal, pero sufriría una dolorosa derrota en los ocho estados que hoy gobierna y que le dan presencia entre el electorado.

 

 

Por eso, la atención que le están poniendo en la dirigencia nacional para evitar que los gobernadores puedan recurrir al trueque que acostumbran algunos para apoyar a un opositor con el que negocien la entrega del poder, postulando a un candidato débil, en algunos casos y en otros designando a un abanderado de su gusto, para satisfacer a un familiar o personaje de su agrado.

 

 

Casos muy particulares ha habido siempre en el PRI, partido que parece no haber aprendido de las lecciones recibidas en el pasado, que les significó grandes fracasos, y que con todo y ello han podido sobrevivir a los tiempos difíciles, llegando a recuperar las entidades en que fueron derrotadas (excepción de Baja California y Guanajuato), en su gran mayoría y hasta la Presidencia de la República.

 

 

Los actuales son los tiempos más difíciles que les ha tocado vivir a los priistas, por lo que no soportarían una nueva sangría de militantes, lo que les depreciaría aún más ante el electorado.

 

 

De los ocho estados gobernados por los priistas en que habrá comicios para la renovación del Ejecutivo, el PRI solamente se advierte como contendiente en dos de ellos, Sinaloa y Sonora, si es que presenta candidatos cercanos al electorado e identificados con ellos.

 

 

En el resto de ellos, sea por no tener prospectos sólidos, bien consolidados y cercanos a la población o por la terquedad de los actuales gobernantes que no cumplieron con un buen papel en la administración o estatal o por el capricho de impulsar un sucesor acorde a ellos, los priistas se ven desprotegidos.

 

 

Por eso el PRI requiere de limar asperezas entre sus altos mandos y evitar una merma de su militancia o hasta la deserción de una militancia cada vez más pequeña.

 

 

******

 

 

La detención de José Antonio Yépez, “El Marro”, provoca intranquilidad en muchos sectores, principalmente por la situación que se dio en los casos de la detención de algunos de sus familiares que al poco tiempo fueron dejados en libertad. Habrá que ver si las acusaciones en su contra están bien fundamentadas y el expediente se encuentra bien integrado, sin ninguna violación que le abra una ventana de oportunidades.

 

zuritaa

 

Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Martes, 04 Agosto 2020 00:00

La nueva gira

Publicado en De frente y de perfil Escrito por

 

 

 

 

DE FRENTE Y DE PERFIL

 

 

 

RAMÓN ZURITA SAHAGÚN

 

 

 

 

Un nuevo recorrido hacia el norte realizará el presidente López Obrador y lo hará en cuatro entidades, cuyos habitantes se preparan para acudir a las urnas el próximo seis de junio para elegir a su nuevo gobernador.

 

 

De conformidad con recientes encuestas, en los cuatro (Nayarit, Sinaloa, Sonora y Baja California Sur) Morena, el partido en que milita el Ejecutivo federal iniciará como amplio favorito para adjudicarse el triunfo, sin importar el candidato que postule.

 

 

El recorrido que inicia por el norte el mandatario es visto por algunos como una forma de reafirmar el respaldo que muestra la población hacia el partido que se enfila al triunfo en 2021.

 

 

Pareciera un símil de lo que tanto se criticaba del PRI, ya que el otrora arrollador partido tricolor podía nominar hasta una vaca (así decían los opositores) para un gobierno estatal y de todas formas obtendría la victoria, ya que los comicios estaban arreglados.

 

 

Ahora la historia parece repetirse, cuando menos en esas cuatro entidades que son gobernadas por elementos ajenos a la militancia de Morena. En Nayarit y en Baja California Sur, lo hacen militantes del PAN y Sinaloa y Sonora son estados gobernados por priistas.

 

 

Curiosamente los dos priistas (Quirino Ordaz y Claudia Artemiza Pavlovich) son de los gobernantes mejores evaluados por los habitantes de esas entidades, en tanto que Antonio Domínguez García y Carlos Mendoza Davis, no lo son tanto y se ubican dentro de la medianía de la tabla en las distintas encuestas.

 

 

Domínguez y Mendoza son hijos de ex gobernadores que los antecedieron en las administraciones de esas entidades. Domínguez García es hijo de uno de los hombres más ricos del estado que ejercicio, además, en diversas administraciones como tesorero de Nayarit y posteriormente se convirtió en el primer mandatario ajeno al PRI en gobernar, por lo que su hijo solamente siguió sus pasos, aunque su madre resultó derrotada en un intento por gobernar la entidad y ahora, Toño chico, como es conocido pretende impulsar a su hermana.

 

 

Mendoza Davis es hijo del primer gobernador de Baja California Sur, Ángel César Mendoza Aramburu y prefirió buscar la nominación por un partido ajeno al que militó su padre. Ángel César fue postulado por el PRI y Carlos por el PAN y ambos ganaron con buena ventaja.

 

 

Los padres de ambos lograron un mayor reconocimiento en sus administraciones que los hijos, los que son fuertemente criticados por sus opositores, situación que muestra su debilidad para impulsar a candidatos  acordes a ellos que puedan disputar con éxito el voto ciudadano.

 

 

En Sinaloa y Sonora los gobernadores tienen el reconocimiento de su población, aunque eso no basta para que se perfilen los miembros de este partido hacia un eventual triunfo en las urnas.

 

 

Quirino Ordaz surgió como candidato mediante un arreglo cupular, cuando los priistas todavía gobernaban al país y no se entiende como las encuestas le favorecen, ya que el estado arrastra demasiados problemas, iniciando con el de la violencia. Quirino quiere impulsar a su esposa como candidata al gobierno estatal, lo causa indignación en algunos sectores de la población, por lo que Morena, al igual que en los otros tres estados que recorrerá el Presidente se mantienen alto en las preferencias electorales.

 

 

En Sonora, Claudia Artemiza resultó nominada por el PRI en una muestra de la fuerza del entonces coordinador de la bancada priista en la Cámara de Diputados, Manlio Fabio Beltrones, tratando de allanar el camino para la hija del propio Manlio (Sylvana) quien fue derrotada en sus intenciones por convertirse en senadora de mayoría y tener a la mano la candidatura al gobierno estatal.

 

 

Ahora Sonora, como en Sinaloa, parece ser perderán el sitio como bastiones priistas en 2021.

 

 

Y aunque las encuestas no dicen la última palabra, sino las preferencias de los ciudadanos expresadas en las urnas, las cuatro entidades Nayarit, Baja California Sur, Sinaloa y Sonora cambiarán de preferencias de siglas en los comicios de junio del año próximo.

 

 

******

 

 

Guanajuato podría convertirse en escenario de un nuevo baño de sangre ante la captura de José Antonio Yépez (El Marro) y la disputa de su herencia entre sus seguidores y el Cartel Jalisco Nueva Generación.

 

zuritaa

 

Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Lunes, 03 Agosto 2020 00:00

Sospechosismo

Publicado en De frente y de perfil Escrito por

 

 

 

 

DE FRENTE Y DE PERFIL

 

 

 

RAMÓN ZURITA SAHAGÚN

 

 

 

Desde hace varias décadas los mexicanos padecemos una gran crisis de credibilidad. No creemos en los decires, muchos menos en las bondades de nuestros gobernantes, razón por la que toda acción emprendida por las autoridades, motiva una reacción, pero negativa de la población.

 

 

Esto viene a cuento por lo ocurrido con la detención de José Antonio Yépez “El Marro”, cruel criminal, líder de los “huachicoleros” de la zona del Bajío, quien se mantuvo prófugo por mucho tiempo, evadiendo las acciones emprendidas por las autoridades para su detención, aunque ahora sí se consiguió su captura en Apaseo el Alto.

 

 

“El Marro”, cabeza del llamado Cártel de Santa Rosa de Lima, cuya zona de acción está comprendida en varios municipios de Guanajuato, aunque su influencia alcanzaba a llegar a las zonas limítrofes con Querétaro, San Luis Potosí y enemigo jurado del Cártel Jalisco Nueva Generación, fue detenido por fuerzas federales y estatales, luego de meses de búsqueda.

 

 

Como sucede en una nación que ha sido engañada constantemente por sus autoridades, la reacción fue inmediata y los comentarios versaban sobre la caída en la popularidad del presidente López Obrador, por lo que ahora si se decidieron a actuar en contra de la cabeza de ese grupo delincuencial, para intentar reducir una supuesta caída libre del Ejecutivo federal.

 

 

Otros más apuntaron a la aparente protección de unos grupos de la delincuencia organizada, mientras se embestía a los otros, los que, eventualmente, no estarían alineados con el actual gobierno.

 

 

Las redes sociales explotaron con este tema, mientras unos y otros reconocían la voluntad gubernamental para perseguir a los delincuentes, especialmente a los grupos violentos y otros más calificaban el hecho como totalmente fortuito y relacionado con el tema de  popularidad.

 

 

Y es aquí se conjugan dos factores, uno basado en la popularidad del Presidente y otro en los engaños que ha sufrido la población en cuanto a las acciones de gobierno, no solamente de esta administración, sino de las pasadas.

 

 

Son muchos los que cuestionan el tiempo que pasará antes de que “El Marro” sea liberado, sea por inconsistencias en las pruebas, mala integración de su expediente judicial o hasta negociación por parte de las autoridades con el propio delincuente.

 

 

Exponen casos del pasado en que, tal vez, tengan la razón, como son las detenciones de Joaquín Guzmán Loera en sexenios diferentes, donde se le detuvo y el delincuente se logró fugar, con la ayuda de las propias autoridades, así como la detención de otros personajes ligados al narcotráfico que detenidos lograban ser dejados en libertad, así como la no tan lejana acción en contra de Ovidio Guzmán, cuyo grupo delincuencial consiguió un trueque con el gobierno y las más reciente capturas de la propia mamá de “El Marro” y otros familiares que fueron liberados rápidamente por culpa de las propias autoridades judiciales.

 

 

Lo ocurrido con Ovidio Guzmán no es una situación extraña dentro de las decisiones políticas de nuestros gobernantes, aunque ésta fue pública y notoria, por lo que alcanzó a dimensionarse más, alcanzando plenitud universal.

 

 

Por eso, la detención de José Antonio Yépez Ortiz se puede catalogar como un logro, aunque habrá que seguir de cerca el asunto para ver si no fue solamente un golpe de suerte o, como dicen algunos se trata de un asunto pactado con los enemigos mortales del llamado “Marro”, los que pudieron dar los datos para su captura.

 

 

Por lo pronto, resulta curioso que en esta feria de las vanidades en que se convirtió la política en México, el gobernador de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez, ganó la noticia al propio gobierno federal, anunciando la captura del delincuente que tanta desazón provocó a su gobierno y a la población de esos rumbos.

 

 

*****

 

 

De verdad la popularidad del Presidente -sin importar de quien sea- es tan importante que se ponga en duda la existencia de una buena voluntad gubernamental para que el país regrese a la paz o tranquilidad que imperaba cuando los políticos no eran tan voraces, ni se encontraban liados con los grupos delincuenciales.

 

zuritaa

 

Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

 

 

 

DE FRENTE Y DE PERFIL

 

 

 

RAMÓN ZURITA SAHAGÚN

 

 

 

Morena se mantienen como amplio favorito en las encuestas para ganar en la mayor parte de los 15 estados en que se celebrarán comicios para gobernador, aunque de aquí al 6 de junio próximo, las cosas podrían cambiar.

 

Hasta el momento con excepción de Nuevo León y Querétaro, en los restantes 13 estados, el partido mayoritario se mantiene inamovible.

 

Claro que una cosa son los momios de hoy y otra muy diferente serán las cosas cuando se logre contralar la pandemia y los saldos que arroje, también habrá que ver si en Morena se controlan los ánimos y los aspirantes logran acuerdos sin deserciones ni postulaciones por otros partidos.

 

Y es que si algo destaca entre los prospectos de Morena es una voluble ideología, de la que dan cuenta sus intentos políticos en diversos partidos en los que han militado.

 

Ayer mencionábamos a los senadores del Movimiento de Regeneración Nacional que se encuentran enlistados para las distintas postulaciones, aunque no alcanzan a cubrir las 15 entidades con candidatos surgidos de la llamada Cámara Alta.

 

Nuevo León, San Luis Potosí, Tlaxcala, son algunos de los estados en los que Morena no tendría como primera opción para la postulación a los senadores de su partido. En la primera de las entidades la diputada federal Tatiana Clouthier y la alcaldesa de Escobedo, Clara Luz Flores, llevan mano, aunque también tienen la carta tapada de Alfonso Romo.

 

En San Luis Potosí se mantiene a la cabeza el secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma, quien cuenta con derecho de sangre e intenta colarse el diputado federal del Verde, Ricardo Gallardo, en una pretendida alianza con Morena y PT. El senador por primera minoría, Primo Dothé se mantiene lejanos de los otros dos, aunque podría ser opción por haberse formado en el movimiento navista del estado y siendo el principal contendiente y que posiblemente sea candidato del PAN, Xavier Nava, alcalde de San Luis Potosí y nieto de Salvador Nava Martínez.

 

Tlaxcala tiene a una mujer en el Senado de la República, Ana Lilia Rivera y aunque ganó con amplitud los comicios de 2018 no se le ven grandes posibilidades de convertirse en candidata al gobierno estatal. Se advierte con mayores posibilidades a otra mujer, Lorena Cuéllar que ya fue candidata y perdió en 2016 y ahora es diputada federal.

 

Como se advierte en estos sondeos, las mujeres que podría proyectar Morena como candidatas a gobiernos estatales no son muchas. Se podría condensar en Nuevo León, Tatiana o Clara Luz; Tlaxcala, Lorena o Ana Lilia; Sonora, tal vez, con pocas posibilidades Ana Gabriela Guevara y Guerrero con gran riesgo si se deciden por Irma Eréndira Sandoval o Campeche con la alcaldesa de Álvaro Obregón, Layda Elena Sansores.

 

*****

 

Preocupación en los rostros y los círculos cercanos del priista David Penchyna y el simpatizante de ese partido, José Antonio Meade, así como entre los panistas Ricardo Anaya, Jorge Luis Lavalle, Ernesto Cordero y otros más que esperan conocer de primera mano que ten cierto es que Emilio Lozoya cuenta con videos comprometedores de ellos. Menos preocupación hay en el ex Presidente Enrique Peña Nieto y el ex secretario de Hacienda, Luis Videgaray, por las menciones de que Lozoya no se mandaba solo en Pemex.

 

Lo que es cierto es que si Meade y Anaya mantenían esperanzas de repetir como competidores presidenciales en 2024 sufrirán mucho desgaste durante este proceso judicial.

 

Habrá que esperar también que destino les corresponde a los mandatarios de Tamaulipas, Francisco Javier García y de Querétaro, Francisco Domínguez, muy mencionados en las filtraciones habidas sobre el caso Lozoya.

 

Por lo pronto, Emilio Lozoya llevará su pulsera electrónica, la que tendrá que comprar, aunque se encuentren congeladas sus cuentas bancarias e irá a firmar al reclusorio dos veces al mes.

 

zuritaa

 

Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Web desarrollada por HunabKu Team.

Top Desktop version